Violencia de género: el lado silencioso de la pandemia del COVID-19

La pandemia del COVID-19 vino a a cambiar todo nuestro estilo de vida. Quedarnos en casa ha implicado adaptarnos a nuevas rutinas como las clases virtuales o el teletrabajo, todo con el fin de aplanar las curvas de contagio y proteger a aquellos que son más vulnerables. A nivel mundial, nacional, departamental y comunitario se trabaja para prevenir la propagación de esta enfermedad y disminuir los casos positivos.

Pero mientras todo el mundo centra su atención en combatir el virus, hay otras problemáticas que han surgido a partir del aislamiento a las cuales también es necesario prestar atención; una de ellas es la violencia de género. De acuerdo a datos de instituciones públicas de Guatemala, las denuncias de violencia de género aumentaron durante la pandemia, esto causado principalmente por el aislamiento. Muchas mujeres, niños y niñas, se han visto obligados a quedarse en casa con sus agresores, pero también la ansiedad y los problemas de salud mental que ha provocado el aislamiento, han llevado a niveles de violencia en aumento. 

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de derechos humanos más frecuentes en el mundo, que no entiende niveles sociales o económicos.  La violencia de género o violencia contra la mujer, incluye cualquier acto de fuerza verbal o física, coacción o privación potencialmente mortal que cause daño físico o psicológico, humillación o privar de cosas.

La violencia se puede manifestar de las siguientes maneras:

  • Te daña el cuerpo con golpes, te empuja, te lanza objetos. 
  • Cuando te obligan a tener relaciones sexuales, a pesar que no se le dio el consentimiento.
  • Te toca sin aprobación. 
  • Cuando una persona te hace sufrir a través de su comportamiento, este tipo de violencia no se ve, pero puede hacer mucho daño. Ejemplos: Cuando te insulta, te humilla, te dice que no vales nada, que eres gorda, flaca, que eres fea, que te tienes que arreglar mejor, te obliga a alejarte de tus amigos, amigas también se puede ligar con la violencia verbal.

Si identificas alguna de estas situaciones, lo primero que debes saber es que no estás sola/o; es importante que hables con una persona de confianza y busques apoyo en instituciones como COPIJ, los centros de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *